• Comunicación FPP

No bajemos la guardia ante el COVID-19 en comunidades rurales

Actualizado: jul 3



Los primeros casos de coronavirus presentados en México ocurrieron en las grandes ciudades del país, de igual manera fueron estas las que inicialmente presentaron un mayor número de casos, pero en los últimos días el virus se ha estado trasladando hacia las zonas rurales e indígenas. Los casos de coronavirus han demostrado ser un gran reto para la infraestructura y capacidad hospitalaria en las ciudades, por lo que se espera que sea un mayor reto para las comunidades rurales e indígenas pues en estas existe una carencia de servicios básicos.


Hoy, estas comunidades se encuentran en una situación más vulnerable debido a que, además de las carencias que sufren constantemente, ahora han comenzado a infectarse de COVID-19 y no existe suficiente infraestructura o personal para combatirlo. Se estima que en algunas comunidades rurales solo hay un doctor por cada 1,000 personas* y es probable que no esté en el mismo pueblo, sino que las personas deben de trasladar a los enfermos hacia otros poblados para ser tratados. Eso sin considerar que a pesar de que haya personal médico es una gran posibilidad que los doctores no tengan los equipos para tratar las enfermedades de las personas. Este panorama ordinario en México, pero se debe considerar que el COVID-19 es una situación extraordinaria que las comunidades rurales difícilmente pueden afrontar.


Debido a la falta de infraestructura, falta de personal médico y carencias existentes en las comunidades, es de vital importancia no bajar la guardia, pues se espera que los casos sigan aumentando en las próximas semanas. Las poblaciones rurales son más vulnerables a contraer enfermedades, pues no tienen posibilidades de adoptar medidas de prevención en muchas ocasiones. A pesar de esto, se les pide de manera insistente a las personas que se queden en casa dentro de lo posible y mantengan la distancia para prevenir contraer el virus. Por otro lado es importante considerar que en muchas viviendas no se tiene acceso a agua potable por lo que se les dificulta a las familias seguir las medidas de prevención.


Aunado a esto el trabajo en campo y la movilización de personas a comunidades, se ha visto reducida. Esto planteó la necesidad de encontrar soluciones creativas de mantener la comunicación y vinculación entre las personas, poniendo a prueba las alianzas que se establecen al momento de realizar acciones en campo.


Las respuestas rápidas, de emergencia, que idealmente tendrían que ser temporales,

comienzan a convertirse en la nueva normalidad, dado que no tenemos certeza sobre la

duración de la pandemia.


Este contexto implica, por un lado, la necesidad de replantear la manera como trabajamos

con las comunidades, y en donde, más que nunca, se hace relevante el conocer cuáles son las medidas tomadas por las personas en campo y qué podemos aprender de ellas.


Desde Fondo para la Paz continuamos trabajando adaptándonos a las necesidades de las comunidades y seguimos con la entrega de insumos médicos en Hospitales y Unidades de COVID regionales que servirán para el tratamiento de pacientes (particularmente los ventiladores y tanques de oxígeno), y equipo para que el personal médico pueda realizar sus labores con seguridad.


Ve los videos de algunas

de las entregas de insumos que hemos realizado aquí


* Estudio Diagnóstico del Derecho a la Salud 2018 - Coneval



21 vistas

Información

Contacto

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • Blanco Icono LinkedIn

FondoParalaPaz © Copyright 2019. Todos los derechos reservados.