Comunidades rurales: Gestores de su desarrollo económico



Las comunidades rurales poseen un gran potencial de desarrollo económico vinculado a la producción alimentaria; muchas de ellas con un poco de capacitación en temas de emprendimiento son capaces de generar cadenas de valor que promuevan los productos locales y les generen ingresos a la población.


​​Esto tiene la doble intención de atender la problemática de que la juventud local debe migrar para obtener empleo y asegurar un ingreso fijo, debido a la falta de oportunidades en su zona de origen. De acuerdo al informe de la FAO "El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2017", revela que entre 2015 y 2030 el número de personas entre 15 y 24 años aumentará unos 100 millones en el mundo; siendo América Latina y especialmente México un gran concentrador de esta población joven que necesitará esquemas que promuevan su desarrollo laboral, personal y salarial.


La brecha entre el crecimiento de los sectores industrializados y de las comunidades rurales es cada vez más grande, y si sigue la tendencia actual nuestra estructura social será incapaz de absorber las demandas de empleo de esta generación que va a incorporarse al mercado laboral.


Es por ello que la FAO asegura que se necesita una profunda transformación del sector rural para aprovechar su potencial, no solo de proveer alimentos para una población creciente, sino también para generar trabajo.


Uno de los grandes retos es la reducción de la proporción de la población que se dedica a la agricultura; y que se mueve hacia las grandes ciudades o migra a otros países. Debido a que las condiciones actuales no representan una oportunidad de salir de la pobreza o, en su caso, de la extrema pobreza.


Cada vez más habitantes de las zonas rurales se trasladarán a las ciudades y correrán el riesgo de sumarse a la población urbana pobre, en lugar de hallar un futuro mejor. Por todo lo anterior, si se invierte en agricultura, la urbanización puede convertirse en una oportunidad. Además, de que vincular a estos productores con los mercados domésticos que por ende van a crecer, será crucial para la reducción de la pobreza.


​​Fondo para la Paz ha hecho esfuerzos en este tema en nuestros centros de operación, destacando el caso de la Mixteca Oaxaqueña, que sufre de graves problemas como la deforestación y la migración. Sin embargo, existen proyectos para la autosuficiencia de su población. Uno de ellos, es que la población, en conjunto con la capacitación que brinda el equipo de Fondo para la Paz, produce mermelada artesanal que les brinda una nueva forma de desarrollo económico e independencia.

Estos esfuerzos generan una derrama económica, y le dan más oportunidades a la población de utilizar sus productos locales para incrementar su desarrollo comunitario.


Con información de FAO, 2017.

Información

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • Blanco Icono LinkedIn

Contacto

FondoParalaPaz © Copyright 2019. Todos los derechos reservados.